CHIQUILLADAS

Ojo por ojo y el mundo quedará ciego.
Mohandas Karamanchand Gandhi

Hace apenas dos horas que sonó el teléfono: Llamaron del colegio de Iván para decirla que fuera a buscar a su hijo. Que el niño se había peleado con otro compañero, un niño marroquí. Desde ese momento Lali está frenética, apunto de entrar en shock. 



 Se ha marchado de la tienda, casi sin dar explicación alguna. En el metro, entre estación y estación, cuando sabe que le falta menos para llegar y abrazarse al niño, nota como  el rostro se la deforma en una fea mueca, haciendo un intento por comenzar a llorar de la angustia que no deja de oprimirla el cuello. 

En el trasbordo entre la linea 4 y la linea 5, en uno de los interminables pasillos, ha llamado el padre, para tranquilizarla y decir que no se preocupará, que solo había sido una chiquillada  que en el colegio le han dado más importancia de la que tiene. Lali ha comenzado  a enfurecerse.


Venga mujer, si no ha sido para tanto.  En el fondo Iván ha hecho bien; de vez en cuando hay que enseñar los dientes para que toda esta gente que nos ha venido se quede en su sitio-comenta el padre casi con aprobación. ¡Jaime! -contesta ella mirando al niño con enfado y los ojos llenos de lagrimas:    Aidi, mañana, con el dinero que tienes, vas a ir a la pastelería, y vas a comprar una bandeja de  dulces, después tu y yo,  vamos a ir a casa de ese niño. Le vas a pedir  perdón, y ofreceremos los dulces a sus padres. ¡Ahora vete a tu cuarto!


El San Lamberto tiene un equipo de artes marciales muy bueno -dice el padre. -Claro, como no tiene cabeza -Contesta Lali con algo de ironía. -Deberíamos procurar que aprendiese a defenderse.- Iván sabe defenderse, ya lo has visto -contesta Lali y después de un segundo en silencio continua: Iván va al Joaquina Lopez donde es muy feliz. Y al curso que viene, pretende apuntarse a un curso de dibujo y pintura. 


Jaime, ¿te acuerdas de Yusef y de su hermano pequeño?-No. la verdad -contesta el padre de Iván. -Eran dos niños musulmanes que teníamos en clase -Ah.. si me acuerdo, Tarek y Yusef pero no se a que viene esto - contesta el hombre. -Yo te lo voy a decir -prosiguie Lali:  "Eran las primeras elecciones al consejo escolar , y Tarek, que estaba en otra clase, se presentó a ellas. En las mesas estábamos todos marcando nuestro voto en la papeleta; la Srta. Dorotea  con el pitillo en la boca, iba mesa por mesa, apestandonos a todos, mirando a quien votabamos y diciendo:  "No se os ocurra votar a Tarek, por que es un mal estudiante y un moro sucio  de esos" que debeis de votar a Norberto Alexiades, o compañeros así, Norberto era el empollón de la clase, cuya madre era la manda más de la APA del colegio. Ese mismo día las bestias y los demonios comenzaron a estudiar como hacer explotar un tren de cercanías abarrotado de viajeros.
  

¿Te acuerdas aquella tarde que íbamos al cine Rouliño, Juan Carlos Borzas, Josue, Tu y yo? -No me acuerdo-respondió él - Los municipales estaban cacheando y en cierto modo humillando a unos niños con rasgos árabes en el centro  de la Plaza del Callao. la gente se arremolinaba al rededor y Josue dijo: "Con esta gente el escarmiento en publico va muy bien" Ese día la bestias y los demonios de nuevo comenzaron a pensar que podían arrollar a una multitud en una plaza del centro de una ciudad.


Bueno Yo me tengo que marchar dice el padre de Iván con enfadado, mientras se levanta para despedirse de su hijo. Lali llora en la cocina.

Las fotografías de esta entrada pertenecen a las series: "Ferrocarriles" "Entornos" y "Los Mundos de Lali" y han sido realizadas en distintas fechas.